El impacto de las actividades humanas en la Tierra ha servido para proponer que estamos iniciando un nuevo tiempo geológico, la Edad de los Humanos, o Antropoceno. ¿Podemos empezar a pensar en cuantificar el impacto humano en Marte?

¿Desde cuándo existe un impacto evidente en el registro geológico de la Tierra provocado por las actividades humanas? Según el comité de geólogos encargado de estudiar y definir el caso, desde mediados del siglo XX: habría sido entonces cuando comenzó el Antropoceno, el periodo geológico actual, posterior al Holoceno. El Antropoceno aún no es una unidad geológica definida formalmente, pero el término se ha generalizado en la literatura popular y científica, y en los medios de comunicación, desde que fue popularizado en el año 2000.

Durante el Antropoceno, un gran número de procesos y condiciones geológicas de la Tierra habrían sido profundamente alterados por las actividades humanas. Los impactos de los humanos estarían empezando a dejar huella en el registro estratigráfico, de forma unívoca, con extensión global, con un elevado potencial de preservación y con una base síncrona.

Desde hace unas pocas décadas, y por primera vez en la historia, el impacto de las actividades humanas puede empezar a ser cuantificado en otros cuerpos del Sistema Solar. Y el caso de Marte merece una atención particular. Hasta ahora, la exploración de Marte ha sido tarea exclusiva de robots, que han dejado un impacto apenas perceptible en su superficie. Pero un cambio fundamental está ya en marcha: la llegada de humanos a Marte se prevé para dentro de menos de dos décadas, y la presencia de astronautas podría inaugurar una época de efectos humanos duraderos en Marte. Tres serán los impactos más inmediatos y profundos.

Fuente: El País >> lea el artículo original